El cliente es conocedor una vez aceptadas las condiciones generales de esta Web o App, que está adquiriendo un servicio asociado a un pago mediante suscripción, que otorga derechos sobre el uso de la Web o App y que se proporciona a cambio de una suscripción de tipo temporal contratada.

Para que el contrato entre comprador y web o app se entienda formalizado, el Titular debe haber obtenido de forma efectiva el importe de la suscripción, no dando lugar a la formalización, cualquier compra de tipo fraudulenta o cancelada con posterioridad.

Los pedidos serán enviados en 5 días.

Los plazos de entrega serán los establecidos para cada producto de manera individualizada, por las especialidades del producto o servicio, así como por las condiciones de transporte.

La compañía se reserva todos los derechos de cancelación en caso de detección de fraude en la compra, en los medios de pago o cualquier otra causa que la empresa entienda oportuno, devolviendo el importe, si hubiere sido recibido, al emisor del mismo.

El cliente hace constar, al aceptar los términos generales, que se encuentra en perfectas facultades psíquicas y físicas para el uso del producto o servicio contratado, y que exime, por tanto, de toda responsabilidad a la compañía por el uso y seguimiento de la misma.

Se exime de responsabilidad total a la empresa en los casos en que el cliente de manera voluntaria o fraudulenta, proporcione datos erróneos a la empresa, relacionados con su salud, estado físico o mental, alergias e intolerancias, historial médico o cualesquiera otros datos de importancia relevante para la consecución del fin deseado, o para la integridad física o vital del cliente.

En los productos de consumo y que tengan una caducidad, la empresa no se hace responsable del estado de los mismos, y tramitará una reclamación en caso de que algún producto no esté en condiciones óptimas para su consumo. En caso de que el producto contuviera una fecha de consumo preferente, y ésta se encontrara sobrepasada, el consumo del mismo y sus consecuencias, serán de exclusiva responsabilidad del consumidor.

Así por tanto se exime de toda responsabilidad a la empresa de los daños sufridos, tanto físicos como psíquicos por el uso o ingesta de alguno de los productos, y cuya única responsabilidad recae en el productor o distribuidor del mismo